Blog de las buenas ideas.
Inspírate

Qué hacer con tu frigorífico cuando te vas

¿Qué hacer con tu frigorífico cuando te vas de vacaciones?

Se acerca el verano. La costumbre es que es la época en la que nos vamos de vacaciones, cierto, pero tradicionalmente -y que levante la mano quien no lo haya hecho o visto hacer- también es el momento de hacer limpieza del frigorífico y descongelar el congelador. 

Porque hace calor y se limpia antes, para ahorrar, para dejarlo vacío y llenarlo a la vuelta de vacaciones, para empezar desde cero el curso escolar… son infinitos los motivos que nos llevan pero una cosa está clara, antes de irnos de vacaciones dejamos el frigorífico preparado para nuestra vuelta.

El frigorífico, el electrodoméstico que más consume

No todos los frigoríficos consumen lo mismo. Según la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios) mantener la nevera encendido puede suponer entre 3,5 y 7 euros al mes. Eso significa que si nos vamos a ir durante una semana, no importa si dejamos el frigorífico encendido desde el cuadro eléctrico, de hecho muchas marcas aseguran que el encendido y apagado consume más que dejarlo encendido. Pero la cosa cambia si nos vamos de casa durante unos meses. En ese caso es recomendable apagar del todo el congelador hasta nuestra vuelta.

Pero, ¿podemos ahorrar sin desenchufar?

Si te vas a ir por unos días, toma nota de estos consejos que te ayudarán a no gastar más electricidad de la necesaria durante tu escapada:

  • Ajusta la temperatura: Si en la nevera solo queda un yogur, una botella de agua y un limón, no hace falta que la temperatura esté muy baja, modérala y ahorrarás.
  • Conecta solo el congelador: Algunos frigoríficos permiten la opción de usar de modo independiente el congelador de la nevera, son los modelos side by side. ¡Deja solo el congelador conectado (a -18ºC como temperatura recomendada), y también ahorrarás!

¡El descongelar se va a acabar!

Lo hacían nuestras abuelas porque por aquel entonces no existía el sistema “no frost”, es decir, el sistema que evita la formación de escarcha y hielo.

Descongelar el congelador, con la única misión de dejar el espacio limpio de escarcha y vacío para llenarlo de nuevo con el inicio del nuevo curso, es un proceso largo. Si todavía tienes un frigorífico así, también debes de tener por delante alrededor de 48 horas para poder descongelarlo bien. 

Si tu frigorífico no es ‘no frost’, apágalo, saca todos los alimentos de su interior (puedes llevarlos a casa de tu madre, por ejemplo), quita las baldas y cajones y… ¡empezamos!

Lo más importante es tener un recipiente adecuado para el hielo que se vaya derritiendo además de paños que puedan absorber el agua que pueda caer en el suelo.

Deja que el hielo se derrita, que el agua fluya… sécalo, coloca las baldas limpias y da la bienvenida a un congelador preparado para afrontar un nuevo año.

Existen neveras conectadas

Cada vez son más los electrodomésticos conectados, aquellos que podemos gestionar desde el propio smartphone. Si bien es cierto que desde el teléfono no podremos descongelar, las neveras conectadas nos ofrecen muchas otras opciones. Desde controlar la temperatura en la que está -y modificarla- de forma totalmente remota hasta detectar si ha habido algún fallo en la toma eléctrica. 

Son infinitos los beneficios que nos aporta la tecnología: desde no descongelar como obligan algunos frigoríficos, hasta tener un cajón específico para enfriar las cervezas, comprar desde la nevera…

¿Te interesa tener una gran nevera? ¡Hacemos de tu casa, una casa inteligente para que disfrutes de tus vacaciones y no sufras por el estado de tu hogar!

También te puede interesar: Cómo ahorrar en aire acondicionado sin pasar calor

Sin comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.