Blog de las buenas ideas.
Inspírate

ahorrar en aire acondicionado

Cómo ahorrar en aire acondicionado sin pasar calor

El aire acondicionado es el aliado perfecto a la hora de hacer frente a las altas temperaturas del verano. Suben los termómetros, ponemos el aire acondicionado e inconscientemente también crece nuestro miedo a recibir la factura de la luz mensual.

Como te hemos contado en algunas ocasiones, son infinitos los trucos a seguir para poder ahorrar en la factura de la electricidad a través de la domótica y la tecnología.

¿Es posible no pasar calor, enchufar el aire y ahorrar en electricidad? 

En este post te presentamos dos tips para que puedas irte de vacaciones y todos tus ahorros no se pierdan en la factura de la luz este verano.

Un aire acondicionado conectado

Contar con un sistema de refrigeración conectado que puedas manejar desde tu smartphone es uno de los grandes avances que te permiten poder tener tu hogar a la temperatura ideal cuando realmente lo necesitas. 

La programación de encendido y apagado, así como el sistema de detección de temperatura son dos aplicativos que te ayudarán a hacer tu día a día más “cómodo” y sostenible. Podrás programar tu aire para que tu hogar se enfríe poco a poco. También, gracias al “ITTT” (If This, Then That) podrás dar instrucciones al sistema para que cuando alcance cierta temperatura, deje de funcionar y vuelva a prenderse cuando los grados suban de otra temperatura predeterminada.

El modo ventilador

Porque en ocasiones no necesitas aire frío sino que corra el aire. Ese es el cometido principal del modo “ventilador” con el que cuentan la gran mayoría de modelos de sistemas de aire acondicionado.

El resultado es ofrecer un aire de forma constante en la habitación en la que nos encontramos sin reducir la temperatura ambiente de la misma. Un sistema muy similar al de los ventiladores de toda la vida pero que además tiene dos grandes beneficios: por un lado, si enciendes la opción “ventilador” de tu aire acondicionado, reduces el ruido que emite el aparato y, por otro lado, también llegas a reducir -de manera muy notable- el consumo de electricidad en diez. Tanto es así que mientras que un aire acondicionado alcanza a gastar entre 500 y 1.000 vatios, el modo ventilador oscila entre los 50 y los 60 vatios. 

Aunque, como hemos mencionado anteriormente, el ventilador al tratarse de un sistema de ventilación cerrado tiene algunos contra como que no baja la temperatura de tu hogar ni tampoco renueva el aire pero también varios “pros”:

1: Aunque la ventilación no enfría la temperatura, sí ofrece una sensación térmica inferior a la habitual. Ideal para aquellos a los que no les gusta el frío del aire acondicionado pero necesitan que corra el aire. 

2: Al no ser un sistema de refrigeración sino que es un sistema de ventilación, si abres las ventanas, además de mover el aire, lo renovarás. 

3: Si tu sistema de aire acondicionado cuenta con filtros avanzados además, limpiarás el aire de tu hogar. Un gran truco para evitar ácaros, polvo y reducir alergias primaverales.

4: Y el último punto y no por ello el menos importante… ¡Ahorrarás!

Si estás pensando en instalar un sistema de refrigeración en tu hogar que te permita controlarlo a distancia y ahorrar a final de mes, ¡no dudes en contactarnos!

También te puede interesar: la mejor domótica de riego para tu jardín

Sin comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.